VI. Psicología/Coaching

Profundizando más en la meditación, es significativo como desde corrientes filosóficas y religiosas como el Budismo se fomenta la misma entre sus prácticas habituales. Uno de sus objetivos principales es la lograr la felicidad plena. El siguiente ejemplo nos muestra la unión científica y porque no decir mística del asunto.

El denominado El hombre más feliz de la Tierra: Es un experimento de neurociencia realizado por la Universidad de Wisconsin en EE.UU. a Matthieu Ricard anteriormente biólogo molecular y en la actualidad monje budista y asesor del Dalai Lama. En esta investigación científicos llevan años estudiando el cerebro de Ricard siendo sometido a constantes resonancias magnéticas nucleares, en sesiones de hasta tres horas de duración.

Su cerebro fue conectado a 256 sensores para detectar su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y así con decenas de sensaciones diferentes. 

Obtuvo una nota inalcanzable en el estudio sobre su cerebro asociado a una felicidad plena. Entre otros aspectos Ricard siguiendo los preceptos budistas como comentamos al principio, desarrolla y practica la meditación además de la compasión. En el vídeo que sigue, explica a Eduard Punset su idea de meditar y beneficios asociados.

El propio Dalai Lama en su libro The Art of Happiness, nos comenta como los países orientales como por ejemplo la India o Tíbet donde el sufrimiento esta más presente y es aceptado como una parte más de la vida a pesar de sus privaciones. A parte tienden a practicar de manera más habitual la meditación con niveles de felicidad más altos que en países occidentales donde el sufrimiento se trata de evitar y sólo nos centrarnos en los aspectos positivos y materialistas de la vida provocando por ejemplo aumento de neurosis y otros trastornos psicológicos por no aceptar una parte indisoluble a nuestro recorrido vital. 

Igual que existe y está presente la felicidad en nuestra vida, también existe el sufrimiento y con esta dicotomía, con este “yin y yang” debemos vivir, aceptarlo y realizarnos plenamente o por lo menos intentarlo.

By: Tino González Blog 28/02/2015 es.linkedin.com/in/TinoGonzalezIn/es

Cuidar nuestro cuerpo a través de la práctica deportiva y un estilo de vida saludable esta cada vez más interiorizado entre los diferentes sectores de población en España. Por otra parte, deberíamos dar por lo menos la misma importancia y nos descuidar el cuidado de nuestra mente o “psique“. El aumento constante de trastornos mentales relacionados con la depresión y ansiedad en la década de los ochenta y noventa no ha hecho más que repuntar con el nuevo milenio y la crisis económica (y moral) que sufren muchos países europeos y sobre todo la Península Ibérica. Leer al respecto artículo relacionado: “The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary centres. 2006 and 2010”, publicado por The European Journal of Public Helath Advance Access el 19 de abril de 2012.

En una sociedad con el auge progresivo de las enfermedades y trastornos mentales la Psicología (incluidos numero de suicidios) nos ayuda a diagnosticar esta problemática y a intervenir a través de Terapias Cognitivo Conductuales (como por ejemplo la Terapia de Aceptación y Compromiso o la Terapia cognitiva basada en el Mindfulness) para ayudarnos a mejorar nuestra salud mental y en definitiva a tener una mayor calidad de vida. 

Por otro lado, se pueden aplicar técnicas de meditación para complementar y mejorar las citadas terapias o como medio propio para mejorar nuestro rendimiento y bienestar en general. En el siguiente vídeo se exponen el poder científico de la meditación:

Algunas de las ventajas de meditar podrían ser entre otras:

  • Bienestar espiritual, físico y emocional.
  • Incremento de la actividad de las regiones cerebrales correlacionadas con la disminución de ansiedad y depresión.
  • Mayor tolerancia al dolor.
  • Desarrollar mayor empatía con las personas que interaccionamos.
  • Mejorará la memoria, la atención, el aprendizaje, la regulación emocional, la  planificación de objetivos y metas o la tolerancia al estrés.
  • Tendremos niveles más altos de ondas Alfa que reducen la negatividad, tensión, tristeza y enfado.
  • Cambia la forma y tamaño de nuestro cerebro. Aumenta la materia gris del cerebro después de 8 semanas de meditación.
  • Aprenderás a respirar mejor y de manera más eficiente el intercambio de oxigeno y dióxido de carbono.
  • Enfermarás menos ya que producirás mayor número de anticuerpos.
  • Cambios en tu ADN y cromosomas. Incluso ayuda a enfermos de cáncer incrementando la longitud de sus telómeros.

A través de escáneres, resonancia magnética funcional y otras técnicas no invasivas podemos también encontrar de manera más específica los beneficios en las diferentes estructuras del cerebro:

  • Lóbulo frontal: Se crea un estado activo positivo y disminuye la ansiedad y la cólera. Aumentan los niveles de GABA, un neurotransmisor que implica menor distracción por los estímulos exteriores lo que amplifica la concentración.
  • Hipotálamo: Reduce la frecuencia cardíaca y respiratoria a parte de la tensión arterial. Aumenta la producción de serotonina, un neurotrasmisor cuyo déficit está asociado a la depresión. 
  • Lóbulo parietal: Perdida de la sensación de unicidad y del espacio-tiempo.
  • Sistema límbico: Aumenta la receptividad emocional y la visualización de imágenes. Estimula la producción de endorfinas, drogas producidas por el organismo y con ellas se reduce el miedo, se produce sensación de felicidad y euforia.
  • Ondas cerebrales: La práctica de la meditación aumenta las ondas cerebrales como las ondas Theta que en condiciones normales sólo se alcanzan antes de dormir.

Corrientes filosóficas y religiosas como el Budismo fomentan entre sus prácticas la meditación como una búsqueda para lograr la felicidad plena y trabajar la compasión con los demás. 

Como dice el lema y significado de la marca deportiva Asics: “Anima sana in corpore sano”.

By: Tino González Blog 12/02/2015 es.linkedin.com/in/TinoGonzalezIn/es

A los seres humanos nos gusta movernos en ámbitos que conocemos, los que nos dan seguridad, los que nos tranquiliza y son más cómodos para nosotros. Pueden pasar años de tu vida plácidamente sin sentir la necesidad de cambios a no ser que la necesidad te apremie. Te puedes imaginar como serán tus próximos 35 años, en la misma ciudad, en el mismo trabajo, con las mismas aficiones… Es una opción muy válida pero a veces sentirás como si te estuvieras perdiendo algo, de vez en cuando sentirás que algo dentro de ti te esta llamando silenciosamente pero sabes que está ahí. Y efectivamente te estás perdiendo algo. Como nos muestra la imagen más abajo, el 98% está dentro de esa zona de confort que tanto nos gusta y el paupérrimo 2% restante es el aventurero, el que buscará nuevos retos personales y profesionales, el que puede dejar su trabajo y se irá de viaje a África o a la India a buscar su yo interno, el que estará 1 año sabático en Nueva Caledonia surfeando, el que montará esa empresa para desarrollar esa idea que llevaba dando vueltas durante años, el que se irá a Guatemala a ayudar en una ONG, el que buscará dar otro sentido a su vida…

B2B8wPFIAAAeZ8W

Idea gráfica de Zona de Confort

Como digo ni mejor ni peor, lo vivo que te quieras sentir. ¿Salimos de nuestra zona de confort? Parafraseando a John Lennon: “La vida es lo que sucede mientras estas haciendo otros planes”.

By: Tino González Blog 12/02/2015 es.linkedin.com/in/TinoGonzalezIn/es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *